¿Por qué aparecen grietas en piscinas?

Las piscinas, ya sean privadas o comunitarias, requieren de unas condiciones mínimas para que su construcción no derive en patologías, es decir, que no aparezcan fisuras o grietas, vuelco, etc. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que durante la construcción de las viviendas o edificios no se presta la atención necesaria a su construcción y que con realizar una excavación y ejecutar el vaso se considera más que suficiente.

Una piscina es una estructura pensada como un cimiento y debe ser capaz de soportar un peso determinado y transmitirlo al terreno. A su vez el terreno y el entorno deben tener las características apropiadas para soportar este peso.

Si está pensando en realizar una piscina en su vivienda o en su urbanización, es conveniente contactar con empresas especializadas en patologías de estas estructuras y que le asesoraren sobre los aspectos en los que hay que actuar para evitar problemas y así ahorrar tiempo y dinero en el futuro.

La aparición de una o varias grietas en una piscina de hormigón es un suceso relativamente corriente, lo que no quiere decir que debamos considerarlo normal o que esté exento de peligro. Una grieta suele ser sinónimo de filtración de agua y las filtraciones de agua son siempre un poderoso enemigo. Es común que la aparición de fisuras ponga de manifiesto un fallo en el terreno sobre el que apoya la piscina. No basta con cambiar el gresite con más o menos acierto estético. Eso es tirar el dinero. Hay que buscar el problema que está causando las grietas si no queremos males mayores.

A veces se considera que reparando el vaso es suficiente, pero al poco tiempo se vuelven a reproducir otra vez las fisuras y grietas y vuelta a empezar…

¿Qué hacer ante la aparición de grietas en piscinas?

Si la piscina presenta alguna de las patologías mencionadas acuda a un profesional de cimentaciones especiales que le informará de las alternativas posibles que detendrán el movimiento de la piscina. Puede ser que la mejor alternativa sea consolidar el terreno bajo el vaso mediante inyecciones de resinas expansivas o que debido a otros condicionantes sea más oportuno realizar micropilotes para trasladar las cargas de la piscina a capas más profundas. De estas alternativas se encargará un especialista en cimentaciones especiales, que conoce cual de todas las técnicas posibles es la más conveniente aplicar.

Una vez restablecido el equilibrio de la piscina, podremos hacer la reparación estética. Descubriremos la grieta en su totalidad, pondremos las grapas necesarias, arreglaremos los desperfectos, recolocaremos el gresite. Y ya está. Pero, recuerde, primero hay que estar seguros de que no volveremos a tener el mismo problema.

ESPECIALISTAS EN
CIMENTACIONES ESPECIALES

¡Llámanos!
+34 622 049 242